Y pasó un año…

Hoy hace un año que vi y toqué por última vez a mi hermana Conxi…un año…y no lo parece…y es que eso del tiempo es muy relativo.

Cuesta mucho acostumbrarse a la pérdida física de un ser querido, pero os diré que siento a mi hermana mayor muy cerca, y sé que también está cerca del resto de familiares y amigos queridos. Y lo sé porque así me lo recuerdan sueños, anécdotas, gestos, personas, lugares….Ella se manifiesta en diferentes situaciones y momentos…pero de forma diferente, muy sutil, casi imperceptible pero intensa…aunque dolorosa…por momentos…qué contrariedad!

Hoy no soy capaz de poner palabras a todos mis sentimientos, a todas mis emociones, me cuesta un montón, llevo una temporada que siento que se desbordan…por momentos…siempre por momentos…

Y es que a lo largo de este año que acabamos de despedir, un año duro que se llevó a mi hermana y a mi padre, algo ha cambiado en mí y probablemente tenga que ver con mi forma de ver y vivir las cosas.

Sé que llevo a mi hermana conmigo, y me alegro un montón de que nos habláramos con claridad y nos expresáramos lo que nos queríamos, eso siempre vale la pena, expresar lo que uno siente a quien quiere y aprecia, y así luego todo se recoloca mucho mejor.

Me gustaría verte y oírte, Conxi, pero sé que eso es difícil…de momento…

Te quiero un montón, hermana.

IMG-20150320-WA0010

 

El último viaje

Hoy hace un mes que vi,toqué y me despedí por última vez de mi hermana Conchi antes de partir hacia ese nuevo rumbo, desconocido, inexplorado…pero cercano, muy cercano a todos nosotros… Cómo cuesta acostumbrarse a la pérdida física de un ser querido, a ese contacto, a ese oír su voz, su risa, sus bromas, su calor…

marta-conxi-paros2

Pero ahí están esas otras manifestaciones que me acompañan, que me hacen seguir sintiéndola cerca, muy cerca de mí.

Es raro, muy raro acostumbrarse a esto…cuesta…

Algunos me dicen:”tiempo, todo es tiempo, el tiempo todo lo cura…” Sí, creo que el tiempo nos ayuda sobre todo a recolocar, a calmar,poco a poco, estos sentimientos desbordados…Desbordados por la pérdida, por el sufrimiento, por la nostalgia, por las ganas de sentir de nuevo a esa persona…

Todo son nuevas manifestaciones, y esas nuevas manifestaciones me ayudan a sentir a mi hermana cerca, conmigo…no de la forma que quisiera, pero me ayudan.

Pienso que la vida podría ahorrarnos estos golpes tan duros, no?,aunque dicen que de todo se aprende…puede, tal vez, quizás sea así, seguramente sí…pero duele.

Y todo sigue, y nada para, y eso también resulta extraño…

Ahora mismo tengo una sensación parecida cuando miro al infinito, al mar, y veo un barco crucero enorme, surcando el espacio marítimo, con todas sus luces, sus destellos y, al cabo de un rato…desaparece. La vida es como un crucero, con sus luces, sus destellos, que al llegar a puerto, al final de su recorrido, las apaga con sigilo.

Voy a seguir oteando el horizonte, voy a seguir caminando, disfrutando del camino aunque ahora cueste un montón, y compartiendo mis programas de radio contigo desde mi blog.

Antes de despedirme quiero compartir una preciosa canción de mi adorado Pat Metheny que mi hermana,al escuchar,siempre se acordaba de mi y decía:”qué bonita es…”  La comparto con vosotros porque éste es el último tren a casa….

Te quiero un montón,Conchi. Siempre conmigo.

Marta.

Carta a mi hermana Conxi

Hoy hace una semana que mi hermana partió hacia ese largo viaje a lo desconocido que todos haremos. A mi entender, mi hermana se ha adelantado al iniciar este viaje pero es que Conxi, mi hermana mayor, siempre vivió la vida intensamente y así fue su partida, intensa.
conxi1Perder a tu hermana mayor es perder muchas referencias de tu vida, momentos únicos, risas, broncas, llantos, alegrías y complicidad en muchas cosas porque muchas de ellas las veíamos y sentíamos igual. Uno de nuestros nexos más fuertes era el de la música. Recuerdo cuando murió Michael Jackson que me dijo “se ha ido Michael Jackson y me he acordado de ti de pequeñita, de cómo te gustaba, cómo grababas sus videoclips y cantabas sus canciones…” Y también recuerdo en este último cumpleaños mío, paseando por la FNAC para palpar las últimas novedades tecnológicas, escuchar a David Bowie y llamarla y enviarle los temas que sonaban y decirle lo que siempre le decía “ha sido oir a Bowie y acordarme de ti..”, como también me pasaba con los Stones y con otros grandes que descubrí con ella…

Por no hablar de ese amor inmenso que sentía por los animales y las plantas que también compartíamos en forma de vivencias, fotos, de charla y de asesoramiento.

Todo lo demás ya os lo podéis imaginar o lo podéis sentir porque todos, de una forma u otra, sentimos lo mismo ante la pérdida: dolor, tristeza, extrañeza…Dolor inmenso de unos padres que pierden a su primera hija, de un compañero roto por la pérdida de ese contacto físico diario con su amor, de un hijo que pierde tan joven a su madre, de otros familiares y amigos allegados que vivieron momentos de su vida y de unos hermanos que pierden la posibilidad de seguir compartiendo momentos, anécdotas, proyectos de trabajo y situaciones por vivir y comentar, aunque yo seguiré comentando la jugada con ella…
Marta-ConxiY es que, como bien me recuerdan los míos, esto no para, el tren de la vida sigue su recorrido y todo sigue fluyendo por el caudal que toca…

Conchi, ahora sé lo que quiere decir tener el corazón triste porque así lo tengo yo en este momento de mi vida, pero te estoy inmensamente agradecida por todo lo que hemos compartido y vivido juntas.

Y gracias a todos los que me acompañáis en este momento de mi vida.

Siempre conmigo, Conchi. Te quiero un montón.

Tu hermana Marta.

conxi4